Inicio » Noticias » Actualidad » Un desengano amoroso produce tanto sufrimiento como el dolor fisico 345016
 

Un desengaño amoroso produce tanto sufrimiento como el dolor físico

 

¿Es posible que el sufrimiento que provoca un conflicto con la persona amada provoque un sufrimiento tan real como el que puede generar el malestar o el dolor físico? ¿Es este dolor tan tangible como el otro? Cualquiera que haya experimentado una separación traumática o un amor no correspondido podría afirmarlo sin dudarlo. Pero hasta el momento no se había comprobado científicamente.

 

Una investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, muestra que el rechazo social, una ruptura amorosa, activan en el cerebro las mismas áreas que el sufrimiento físico.

 Tor Wager y su equipo de la Universidad Ann Arbor de Michigan (EE.UU), sometieron a 40 voluntarios a un experimento para comprobar si esto es cierto. La condición para poder participar del experimento era el haber sufrido un desengaño amoroso con consecuencias traumáticas en los seis meses anteriores al estudio.

El estudio consistía en mostrarle a los panelistas fotografías de sus ex–parejas y pedirles que recordaran alguna experiencia pasada con la persona amada. Los investigadores registraban la reacción cerebral de los sujetos mediante imágenes de resonancia magnética. Luego comparaban los resultados con otro experimento que consistía en provocarles una leve quemadura en el brazo, algo así como cuando te quemas con un té o un café caliente.

Los resultados revelaron que en ambos experimentos se activaban las mismas zonas cerebrales, esto es, el córtex secundario somatosensorial y la ínsula dorsal posterior.

La conclusión no puede ser más clara: el rechazo social duele realmente, afirma otro de los investigadores, Ethan Kross. “Sentimientos fuertemente inducidos de rechazo social son capaces de activar las mismas regiones cerebrales que se ‘encienden’ con el dolor físico, algo que no se había observado hasta ahora con otro tipo de emociones”. En línea con los estudios sobre dolencias psicosomáticas, este experimento nos lleva a comprender por qué la sensación de pérdida social puede desencadenar auténticos síntomas físicos en muchas personas.

Imagen: soyesoterica.com

 
 
Comentar esta Noticia
Nombre:
Email:
Comentario: