Inicio » Noticias » Actualidad » Psicologia del poder angela merkel la mujer mas poderosa del mundo 258887
 

Psicología del poder: Ángela Merkel, la mujer más poderosa del mundo

 

Tiene en vilo a Europa y ha sido declarada “la mujer más poderosa del mundo” por la revista Forbes.

 Pero esta mujer de aspecto puritano y tachada de provinciana, gélida e inescrutable como "un lago helado sin fondo", no era tenida en muy alta estima por sus compañeros de partido, a pesar de llevar 20 años en política.

Su libro Así espero hacerlo con ayuda de Dios (So wahr mir Gott helfe, de Volker Resing, editorial St. Benno), arrasa en Alemania.

 Fascina, pero nadie la conoce. "A la hora de la verdad soy valiente. Pero tardo bastante en calentar motores", reflexiona la Primer Ministro. "La fe en Dios me facilita muchas decisiones políticas", reconoce Merkel en su libro.

 Hija de un pastor protestante que pasó su vida predicando en la antigua RDA y muerto a los 85 años, Ángela Dorothea Kasner nació en Hamburgo el 17 de julio de 1954. Horst Kasner era por entonces estudiante de teología y su madre, profesora de latín. Poco después del parto se trasladan a Templin, en la RDA, a una hora en coche de Berlín. Una vez allí Kasner dirigirá una escuela pastoral para teólogos evangélicos y su casa, vigilada de cerca por la STASI, repleta de libros prohibidos, hará también las veces de sede del seminario con aulas dispuestas en el sótano y habitaciones para los religiosos en la buhardilla.

 Ángela vive su infancia y juventud "en una isla cristiana inmersa en un mar socialista", prusiano-estalinista (y ateo), junto a una granja para discapacitados gestionada por los evangélicos. El primer maestro de Ángela, según confiesa la Primer Ministro, fue "el jardinero de la granja", de ahí su amor por la agricultura y la naturaleza. "Aquel hombre … Siempre tenía tiempo, era lo que más me gustaba, pues mi madre no siempre lo tenía y mi padre, casi nunca. … De él aprendí a hablar con los discapacitados." Podía "comer zanahorias manchadas de tierra", haraganear, e incluso "probar un trago de té negro", escribe con nostalgia. Su padre también sería un modelo para ella. Siempre dedicado a sus obligaciones, estricto protestante, disciplinado y exigente, nada parecía del todo perfecto para él. "Tenéis que ser mejores que los demás; si no, nunca os permitirán estudiar". Así era como despedía su madre a sus tres hijos. "A las seis tocaban las campanas de la granja y los niños Kasner -Ángela es la mayor de tres hermanos- iban a cenar. 'Bendecíamos la mesa'". "Éramos cristianos, pero sin alardes. Formaba parte de nuestra vida." Aun en los '60 el hecho de acudir a catequesis no era muy bien visto en la RDA aunque "la hostilidad hacia la Iglesia y el encarcelamiento de sacerdotes había remitido." El hecho de que su fe fuera rechazada por el Estado y por la gran mayoría de sus compatriotas le enseñó a Merkel a "nadar contracorriente", a llevar una doble vida y a desarrollar una profunda desconfianza a la vez que una enorme capacidad de resistir frente a la ideología imperante. En su hogar recibiría las primeras lecciones acerca de una "tercera vía": socialismo con rostro humano, teología de la liberación… Ángela se volvería incisivamente racional, "como antídoto contra la propaganda y las mentiras del Partido.", y como modo de sobrellevar el trauma que supuso la construcción del Muro en 1961.

 En 1973 se traslada a Leipzig para estudiar física en la Universidad Karl Marx (y así, de paso, alejarse de su familia). No era su materia preferida, pero las ciencias eran por entonces un refugio para las mentes críticas con el Régimen.

 En 1977 se casa con Ulrich Merkel, compañero de estudios. A los cuatro años se divorcian. "Por supuesto que me casé enamorada. Planeábamos un futuro juntos. Pero en la RDA solo te daban casa y trabajo en el mismo lugar si estabas casado. Eso acortó la fase de prueba que tiene toda relación." De este primer matrimonio (Ángela se casaría en segundas nupcias en 1998 con Joachim Sauer que en alemán significa "agrio"), Ángela conserva solo "la lavadora y el apellido." Se doctora en 1986.

 "Sus relaciones sentimentales no suelen durar más de seis meses", se lee en su ficha de la STASI. La espían. "Su padre recibe paquetes de comida y vestidos del oeste." Pero el 9 de noviembre de 1989 Ángela Merkel "se va  a una sauna, toma una cerveza, cruza al oeste para dar un paseo … y vuelve al este 'porque al día siguiente tenía que ir temprano a trabajar'". No participa de las multitudinarias manifestaciones que culminan con la caída del Muro…

 Su carrera política comienza tarde pero el ascenso es meteórico. Se lanza a la búsqueda de un partido ("Siempre he querido tener poder... Es mi naturaleza.") y se afilia a la CDU oriental. Es Ministra y portavoz del gabinete elegido en las primeras elecciones libres al parlamento de la RDA en 1990 y es elegida presidente del partido en 1991. A pesar de las adversidades que la acompañan –sus compañeros de partido la subestiman y ningunean de forma constante–, "la chica de Kohl", su mentor, se vuelve implacable. Por una cuestión moral ella misma le daría a Kohl el tiro de gracia "publicando un artículo demoledor que acabó con su carrera." "No soporta la corrupción ni el engaño."

 Tras hacerse con las riendas del CDU, en 2005 asume la Cancillería. La primera mujer que preside Alemania.

 

Fuente:

XL Semanal

http://xlsemanal.finanzas.com/web/articulo.php?id=75058&id_edicion=6907

Imagen: noticiascadadia.com

 

 
 
Comentar esta Noticia
Nombre:
Email:
Comentario: