Inicio » Articulos » Tecnicas psicologicas » Que es la hipnosis para que sirve 614574
 

¿Qué es la Hipnosis? ¿Para qué sirve?

 

La hipnosis es una técnica de gran valor para enseñarla a las personas y que la usen en su vida habitual; sin embargo, se encuentra rodeada de un halo de “magia”, falsas creencias y usada como elemento de espectáculo que la hace parecer impropia de objetivos más beneficiosos.

La hipnosis es una forma de atención focalizada y es el mismo tipo de vivencia que se da en la vida habitual, tal como cuando nos concentramos tanto en ver una película o leyendo un libro que se nos “difumina” todo lo que hay alrededor y toda nuestra atención está completamente centrada y despierta en lo que estamos percibiendo. Esto es, en la vida diaria sentimos muchas veces ese estado de “hipnosis” al que nos estamos refiriendo.

Como es una técnica que se ha conocido y usado desde hace mucho tiempo, tiene muchas maneras de ser definida. Una de las definiciones  más reconocidas es la asumida por la AMERICAN PSYCHOLOGICAL ASSOCIATION (División 30 -Society of Psychological Hypnosis-, 2004):

“Se usa un procedimiento hipnótico para fomentar y evaluar respuestas a las sugestiones. Al usar la hipnosis, una persona (el sujeto) es guiado por otra (el hipnotizador) para que responda a las sugestiones de cambios en la experiencia subjetiva, alteraciones en la percepción, sensación, emoción, pensamiento o conducta. Las personas pueden aprender también auto-hipnosis, que es el acto de administrar procedimientos hipnóticos a uno mismo.”

Es muy importante resaltar que el profesional simplemente GUIA, sin controlar ni imponer, a la persona a efectuar unos cambios determinados en sus percepciones. Y además, es una forma de auto-guiarse que puede ser aprendida y administrada por la persona a sí misma.

Esto es uno de los principales hechos a considerar: el control de la situación SIEMPRE lo tiene la persona a quien se guía; puede dejar de seguir las instrucciones en el momento que lo decida.

La hipnosis suele estar rodeada de muchos mitos e ideas erróneas, tales como:

 

- ¿Me pueden hipnotizar aunque yo no quiera?

- ¿Es peligroso ser hipnotizado?

- ¿Pueden forzarme a hacer cosas peligrosas o ridículas mientras estoy en hipnosis?

 

Y la contestación a todo ello es: NO

 

La investigación científica ha aportado las siguientes conclusiones:

 

-       Es un procedimiento seguro cuando es practicado por un profesional clínico cualificado

-       La capacidad de experimentar fenómenos hipnóticos en absoluto indica credulidad o debilidad de la persona.

-       La hipnosis no es, en absoluto, un estado de sueño

-       Muchas de las personas que han experimentado hipnosis describen su experiencia como un estado de atención centrada en los sucesos que le va sugiriendo el profesional.

-       Alcanzar ese estado de concentración, al que denominamos hipnosis, depende más de las habilidades del sujeto que de las capacidades del profesional.

-       Las sugestiones pueden responderse tanto en hipnosis como sin ella; el propósito de la inducción formal es facilitar el incremento de la sugestionabilidad, entendida como la aceptación de las sugestiones que proporciona el profesional.

-       Son efectivas un amplio rango de inducciones; las sugestiones de  alerta pueden ser tan efectivas como las que promueven un estado de relajación.

-       Son igualmente facilitadoras toda clase de instrucciones: directivas, permisivas, indirectas y de final abierto.

-       Todas las conductas y experiencias que pueden ocurrir en hipnosis también pueden ser experimentadas al aplicar sugestiones sin las inducciones iniciales específicas.

-       El sujeto mantiene el control de sus actos y conducta mientras está en hipnosis y puede suprimir la respuesta a las sugestiones, así como oponerse a ellas y acabar la interacción en cuanto lo decida.

-       La hipnosis no incrementa la fiabilidad de los recuerdos, ni provoca una re experimentación exacta del pasado; además, puede provocar recuerdos inexactos o erróneos.

-       La amnesia espontánea de la sesión es muy poco habitual.

 

 

 

¿Y para qué sirve en una situación de terapia?

La hipnosis clínica es una herramienta terapéutica que, mediante una serie de pasos permite y facilita a la persona:

 

1.     Aumentar la motivación para alcanzar los objetivos terapéuticos planteados en la sesión entre la persona y el terapeuta.

 

2.     Incrementar la atención focalizada, para que la persona atienda preferentemente a las sugestiones que se le ofrecen, para conseguir sus objetivos.

 

3.     Favorecer el manejo de las reacciones emocionales de la persona

 

4.     Mejorar la aceptación y puesta en funcionamiento de los cambios propuestos.

 

5.     Todo ello, dentro de un estado de relajación corporal y de activación mental, que facilitan el proceso de incorporación de las instrucciones y que procura la puesta en marcha de sus capacidades y estrategias de mejora.

 

 

Así pues, la hipnosis es un proceso de comunicación entre la persona que desea un cambio y el terapeuta, que:

 

1.     Genera respuestas positivas para resolver los problemas.

 

2.     Se personaliza y adapta a las características de la persona, sus problemas y sus objetivos.

 

3.     La persona participa activamente en el proceso, porque utiliza sus capacidades imaginativas y creativas.

 

4.     Entre ambos forman un equipo de trabajo que se centra en la resolución de problemas y en establecer objetivos adecuados.

 

Todo ello significa que:

 

- La persona puede ser hipnotizada solamente si acepta y colabora en hacerlo

- Nadie puede hipnotizar a otro si esa persona no lo permite

- La persona SIEMPRE mantiene el control de la situación

- Siempre se tiene conciencia de lo que sucede. Si no fuera así, no podría estar recibiendo las instrucciones o sugerencias del terapeuta.

- Solamente se aceptara aquello que sea beneficioso y adecuado

- Cada persona siente el proceso de modo coherente a sus percepciones y de modo diferente a otras personas. Es un proceso personal.

- El terapeuta sugiere y la persona acepta e integra el cambio ofrecido, de manera flexible y adaptándolo a su propia forma de ser.

 

Aunque la hipnosis puede usarse como una técnica adjunta en muchos procedimientos terapéuticos, su efectividad se ha comprobado empíricamente y con beneficios contratados en el tratamiento de:

 

-       Dolor

-       Coadyuvante para dejar de fumar

-       Trastornos de ansiedad

-       Alteraciones causadas por estrés

-       Problemas dermatológicos

-       Problemas del tracto digestivo

-       Etc.

 

¿Cuándo es posible que la hipnosis no funcione? Pues cuando la persona tiene unas expectativas tan irreales acerca de la técnica que no va a ajustarse a su creencia de que es “algo mágico” y fuera de su control.

Espero haber podido aportar algo de claridad al conocimiento de una técnica estupenda, útil, favorable y agradable de usar para nuestro bienestar personal.

 

Ana San Antonio

Psicóloga col. CV-04605


 
 
Comentar este artículo
Nombre:
Email:
Comentario: