Inicio » Articulos » Amor y sexo » Cuando el cibersexo se convierte en adiccion 358749
 

Cuando el cibersexo se convierte en adicción

 

La adicción al sexo es una de las más negadas por la sociedad ya que el sexo en sí continúa siendo un tabú; sin embargo se han llevado a cabo algunos estudios en los que se pone de manifiesto que no hay prácticamente ninguna cosa que la diferencie de otras adicciones. La adicción al cibersexo es una nueva variante de ella.



En 2007 se presentaron los resultados de una investigación elaborada por Universexsida en la que participaron alumnos de la Universidad Jaume I de Castellón. Según  Rafael Ballester, director de la Unidad de Investigación sobre Sexualidad y Sida de la Universidad Jaime I y responsable de este estudio, explica que el cibersexo está creciendo muy rápidamente: en 2007 movía casi un billón de dólares mientras que la mitad del dinero que la gente se gasta en internet tiene relación con material sexual. “Existen actualmente más de 100.000 sitios sexuales en la Red y cada día aparecen más de 200 nuevos. Ya en un estudio realizado en 1998 se vio que más de diez millones de personas entraron en los diez sitios sexuales más populares de Internet. … La fácil accesibilidad al cibersexo, las posibilidades que encierra para explorar comportamientos sexuales de manera anónima, su bajo coste y la comodidad que ofrece para su uso pueden atraer enormemente a muchas personas.”

Pero el problema no es el acceso a material sexual en sí, sino creer que eso es sexo, que ésa constituye la auténtica sexualidad. De todas las personas que se conectan a la red con fines sexuales solo una pequeña proporción presenta una auténtica adicción. El perfil de este tipo de personas sería: baja autoestima, disfunciones sexuales, imagen corporal distorsionada, presencia de otras adicciones, cualquier situación que genere angustia al sujeto ante relaciones sexuales reales.

De acuerdo con un estudio realizado por el Servicio de Psiquiatría de USP Dexeus, “la adicción al sexo se da más en los hombres (85%) que en las mujeres (15%), que optan menos por el sexo anónimo y la pornografía.” La adicción al sexo virtual no presenta tanta diferencia en lo que se refiere al género. “La desproporción de datos en hombres y mujeres también la encontramos cuando preguntamos acerca de si el individuo ha buscado en alguna ocasión material sexual en internet, a lo que contestan afirmativamente el 45% de los hombres frente al 13% de las mujeres. Y también cuando preguntamos si alguna vez se han masturbado mientras lo hacían, a lo que asiente el 45,1% de los hombres frente al 4,5% de las mujeres.” El doctor Josep Maria Farré, jefe del Servicio de Psiquiatría y Psicología de USP Dexeus y experto en adicción al sexo, indica que no hay un perfil del adicto al sexo, pero que sí existen algunos índices característicos: impulso alto, intenso sentimiento de culpa, autorreproches, negación, minimización y falsa percepción de control y distorsión, búsqueda excesiva de novedades, o tendencia al fracaso social. “El estrés y la baja tolerancia a la frustración también pueden llevar a desarrollar esta adicción.”

“Lo patológico surge cuando el cibersexo se convierte en algo compulsivo, que interfiere en la vida cotidiana y se mantiene a pesar de las consecuencias negativas para la persona.”

Durante el tratamiento, lo mismo que en cualquier otra adicción, existiría el síndrome de abstinencia que causa “irritabilidad, náuseas, insomnio y ansiedad.”

Por el momento el tipo de tratamiento que prevalece prevalece es el cognitivo-conductual: control de estímulos “y la exposición programada a los señales de peligro con extinción de los deseos de la conducta adictiva. También se utilizan técnicas de reestructuración y distracción cognitiva, control de señales de estrés y ansiedad, terapia de pareja y terapias individualizada para altos trastornos clínicos o de personalidad.” Si existe resistencia la tratamiento puede recurrirse a potenciadores del efecto de la serotonina y en casos más graves, a los antiandrógenos. También se han prescrito antiepilépticos para reducir un exceso de la impulsividad.

Fuentes

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1074004

http://www.infocoponline.es/view_article.asp?id=1763

http://www.infocoponline.es/view_article.asp?id=1010

Imagen:

audienciaelectronica.net


 
 
Comentar este artículo
Nombre:
Email:
Comentario: